¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En esta página web usamos cookies

Esta página web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios,con el objetivo de facilitar la navegación por nuestra web y cumplir con los criterios de accesibilidad y usabilidad, así como de adecuación a diferentes dispositivos.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños ficheros que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra que no es nuestro caso.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Por nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

  • http://www.ghostery.com/privacy-statement
  • http://www.ghostery.com/faq
  • http://www.allaboutcookies.org
  • http://www.youronlinechoices.eu
  • http://www.international-chamber.co.uk/our-expertise/digitaleconomy

¿Cómo utiliza esta página web las cookies?

Esta página web tan solo utiliza cookies necesarias para el correcto funcionamiento de la página, así como para evitar spam e intrusos que pueda dañar tanto la estructura de la página web, como la de los equipos que la visitan. No obstante, podrá controlar sus cookies a través de su navegador según las instrucciones que se pueden encontrar al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  • Cookies de Rendimiento
  • Cookies Funcionales (no utilizadas en nuestra página web)
  • Cookies de Marketing (no utilizadas en nuestra página web)

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a esta web a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona este sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que usted navegue por el sitio.
  • Que esta web recompile información sobre cómo utiliza usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias.

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

Las cookies que utiliza este sitio web son todas propias y son las siguientes:

Cookie Funcionalidad  Permanente/Sesión

67fd7583ccf7891e08116ad143fe5066

bf0f7636fd2e6ba33c81f867e50eaefc

Cookie que controla la seguridad del usuario, evita y controla posibles infecciones de usuarios maliciosos que intentan inyectar ficheros o código con fines no lícitos. De sesión, de tal manera que se borra del equipo cuando se cierra la página web.
cookieAcceptanceCookie Cookie dirigida a informar sobre el uso y privacidad de cookies en este sitio web. Es permanente facilitando el rápido acceso a esta página web una vez que se ha descargado en el equipo del usuario.

Cookies Funcionales

El propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de la web. Se podrán rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. Esta web no utiliza estas cookies que sirven para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en este sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de márketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

Cookies de Marketing

Dichas cookies, que tampoco, recordamos, utiliza esta página web, son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a esta web, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página web para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies en las páginas web que visite siempre y cuando estas precisen de autorización del usuario según el Artículo 22.2 de la Ley 34/2002 de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico que fue modificada en algunos aspectos por el Real Decreto-Ley 13/2012, de 30 de marzo, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

He aquí algunas instrucciones sobre cómo llevar a cabo dicho proceso:

  • Chrome, desde http://support.google.com/chrome/bin/answer.py?hl=es&answer=95647
  • Explorer, desde http://windows.microsoft.com/es-es/windows7/how-to-manage-cookies-in-internet-explorer-9
  • Firefox, desde http://support.mozilla.org/es/kb/habilitar-y-deshabilitar-cookies-que-los-sitios-we
  • Safari, desde http://support.apple.com/kb/ph5042

Tan sólo leeremos o escribiremos cookies propias para los fines arriba descritos y que se encuentran en las cookies exceptuadas por su finalidad por el Grupo de Trabajo del Artículo 29 que ha estudiado el uso de las mismas. No obstante, aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

LOS SUCESOS DE CASTILBLANCO

Compartir este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Tamaño letra:
Matanza de Castilblanco
LA MATANZA DE CASTILBLANCO

31/12/1931.

Las manifestaciones de Castilblanco se organizaron en la Casa del Pueblo de Badajoz y convocadas por la UGT, que ya había comenzado su abierta separación del partido político al que pertenecía. Las manifestaciones eran el producto del descontento de la población campesina, descontento motivado por las promesas incumplidas por el Gobierno de la nación.

Cayeron asesinados, con disparos, acuchillados, apaleados, apedreados, el cabo José Blanco Fernández, natural de la provincia de Pontevedra, de 34 años, casado que deja una niña; y los guardias Francisco González Borrego, de 29 años, soltero, natural de Barcarrota, de esta provincia; Agripino Simón Martín, de 33 años, natural de Burgos, casado, con un hijo; y José Mato González, de 33, casado, natural de Badajoz, deja dos hijos de corta edad. También hay un paisano muerto y otro herido; no se sabe si fueron heridos por los guardias o por los disparos de los manifestantes.

La diputada por Badajoz, Margarita Nelken Mansberger, afiliada al socialismo y situada en su lado extremista, de 35 años de edad, hija de alemán y francesa arengaba por aquellos entonces a las campesinas de Montijo haciendo elogios al amor libre, jactándose de tener dos hijas y no saber exactamente quiénes eran sus padres. Tras los sucesos de Castilblanco, declararía al Heraldo de Madrid que los hechos fueron el desahogo obligado del espíritu oprimido.

Para situarnos en el ambiente de la época, decir que el Secretario de la Agrupación Socialista, Nicolás de Pablo, decía que tenía informes de que se iría esta vez a la huelga con armas, y que ni un elemento ni un puesto de la Guardia Civil iban a quedar vivos. Decía: Si un puesto tiene cuatro guardias y ochocientos militantes y no podéis acabar con ellos sois unos cobardes; echad cuenta y veréis que cada uno toca a 285 gramos de guardia civil.

Como siempre, la Guardia Civil no hacía más que obedecer las órdenes del Gobierno de turno de controlar las manifestaciones, dicho sea de paso, justas, del pueblo.

Se procesó únicamente a 50 vecinos, la mitad con graves acusaciones. La vista fue politizada y los abogados defensores eran de los más afamados letrados de la época. Se dictaron seis penas de muerte, que fueron conmutadas a continuación, aún así se recurrió la sentencia al Tribunal Supremo que rebajó las penas, e incluso se consiguió alguna absolución.

SUCESO castilblanco4

Parte oficial del suceso de Castilblanco (Badajoz).

31/12/1931.

Teniente Coronel Pedro de Pereda Sanz, Primer Jefe de la Comandancia.

Requerido por el alcalde Felipe Magarzo para que disolviera la manifestación (este requerimiento se encontró en uno de los bolsillos del cabo). José Blanco, sin opción ya, ordenó la salida de la fuerza, y ésta avistó la manifestación cuando próxima a la Casa del Pueblo, situada para mayor sarcasmo en la calle Calvario, dudaban los que la dirigían entre entrar o continuar protestando. El cabo avanzó solo, y, con el fusil colgado de un hombro, se dirigió al presidente de la Casa del Pueblo, Justo Fernández López, a quien halló en la margen derecha de la calle y en medio de un buen número de socios. Con la tranquilidad del que cree parlamentar con buenos amigos acercose a él, dejando su fuerza más atrás, entre los grupos, y con palabra amable, rogole que cesase la algarada y después circulara el grupo por las calles. Inopinadamente, y como respondiendo a un fin propuesto, a los ruegos del cabo contestó su interlocutor sujetándole los brazos, al mismo tiempo que otros trataban de desarmarle. El cabo Blanco, joven y hercúleo, a tirones se desprendió de sus adversarios e intentó retroceder para prepararse a la defensa. Hilario Bermejo Corral, alias "Retuerto", con un puñal, y por detrás, le asestó una puñalada que entrando por la nuca le perforó la totalidad del cuello, saliendo la punta por debajo de la barba. El lamento del cabo al sentirse herido fue seguido de la detonación producida por el disparo hecho por el guardia segundo Agripino Simón Martín tratando de defender a su superior, que, tambaleándose y desangrándose, aún pudo llegar a la pared próxima, queriendo en un último esfuerzo apoyarse en ella para disparar su fusil contra los atacantes; al llegar él a un montón de piedras, se le abalanzaron, y, quitándole el arma, el mismo "Retuerto" que antes le hirió le hizo un disparo al pecho cuando ya, desplomado y apoyado en la pared, se debatía en los estertores de la muerte, producida por la hemorragia que había determinado la herida recibida al comenzar la lucha. Sus compañeros, súbitamente atacados por los individuos que constituían los grupos que les rodeaban, y sin duda así lo habían proyectado, fueron muertos primero a tiros de pistola, y maltratados después con piedras y a golpes de mazas con gruesos palos de encina. En sus cuerpos se hundieron una y cien veces cuantas armas tuvieron a mano y con ellos chocaron, con toda la energía que el ocio acumuló en sus enemigos, todos los objetos contundentes que hallaron a su alcance; palos gruesos, piedras de varios kilogramos de peso; hasta los zapatos que calzaban les sirvieron para desgarrar los rostros de aquellos desgraciados que nunca pudieron pensar que el ser humano conociera tan bajo nivel.

Cuando no había en sus cuerpos lacerados un sitio sano donde herir, rompieron la boca del cabo Blanco, cortándola a través de los maxilares, pincharon los ojos en los que veían retratada su tragedia y machacaron los rostros de aquellos que eran el fiel retrato de bondad y la nobleza de las almas contenidas en aquellos cuerpos jóvenes.

Consumado el sacrificio de aquellos mártires, no sin antes haber roto sobre sus cuerpos tres de los cuatro armamentos que les pertenecían y de haber rasgado sus cuerpos a golpes de cuchillo-bayoneta, las turbas, jadeantes, descansaron unos momentos, pensando en más estragos. Una voz se dejó oír con un clamor de piedad y de invocación a la justicia; el miedo, el pavor egoísta, únicos sentimientos de aquellos energúmenos, les hizo desistir de otros proyectos y suspender la matanza. Impulsados por esos ruines sentimientos, y poniéndose rápidamente de acuerdo, se alejaron del lugar del crimen, abandonando allí los cuerpos ya inertes de los desventurados guardias civiles, y marchando a un corral situado en las afueras del pueblo, y tras muy breve deliberación, acordaron guardar impenetrable silencio ante la representación de la justicia y contestar a las preguntas que ésta les hiciera diciendo "que el pueblo los mató". Entre tanto, la vecina Juliana Ayuso, ayudada de dos o tres individuos, retiró a su casa el cadáver del paisano muerto por el disparo del guardia Simón. Más aliviados de la carga que para ellos representaba, no el remordimiento de sus conciencias atrofiadas, sino el miedo a las inevitables consecuencias de su ferocidad, regresaron a la calle del Calvario e, increíble parecer, en orgía macabra, se dedicaron, unos, a jugar con los sombreros de los finados guardias, otros, a bailar entre los cadáveres, mojando sus pies en la sangre aún no coagulada de aquellos que en vida fueran sus amigos. Por fin, y quizá acuciados por el hambre, pues ya era pasada la hora de medio día, dieron por terminado su innoble concierto, y el grupo de criminales se diseminó en busca de sus domicilios para recuperar las energías perdidas en la comisión de su infamia.

Ni una mano piadosa se acercó a cubrir aquellos despojos desgarrados, que yacieron abandonados en la calle del Calvario lo menos siete horas, hasta que el juez municipal recapacitó quizá que estorbaban en la calle y acudió a recogerlos, primero, al paisano muerto que estaba en una casa, a quien llevaron al depósito de cadáveres del cementerio y colocaron sobre una mesa cubierta por una sábana; después a los individuos del Cuerpo, que por ser menos dignos de consideración se les tiró como piltrafas en el suelo de aquel local y donde los hallamos al inquirir sus paraderos.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Himno Guardia Civil