DECRETO FUNDACIONAL DE 13 DE MAYO DE 1.844

Compartir este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Categoría padre: Historia Guardia Civil
Categoría: Decretos Fundacionales
Publicado el Domingo, 03 Julio 2016 09:10
Escrito por Antonio Mancera
Tamaño letra:

99063 orig

Real Decreto. Para llevar a cabo por el Ministerio de la Guerra la organización de la Guardia Civil según lo decretado en 13 de abril próximo pasado, oído mi consejo de Ministros y en él, las razones expuestas por mi Secretario de Estado y del Despacho de la Guerra he venido en Decretar lo siguiente:

Art. 1º. La Guardia Civil depende del Ministerio de la Guerra por lo concerniente a su organización personal, disciplina, material y percibo de haberes, y del Ministerio de la Gobernación por lo relativo a su servicio peculiar u movimientos.

Art. 2º. Concluida la primera organización para la debida centralización del Cuerpo se establecerá en Madrid una Inspección a cargo de un General, con quien se entenderán los Jefes de los Tercios en lo relativo a su organización, personal, disciplina y material. La Inspección lo hará con el Ministerio de la Guerra y Gobernación en la parte que cada uno competa. Por lo relativo al servicio particular del Cuerpo se entenderán sus Jefes con los Jefes Políticos1 de las Provincias, de quienes en esta parte han de depender.

Art. 3º. Por ahora y a fin de que se vaya planteando el Cuerpo con la circunspección que se requiere, los 14 tercios de que ha de constar se compondrán de las compañías siguientes: Compañías en que se dividieron los catorce tercios.

Art. 4º. Concluida esta organización y según las necesidades que la experiencia vaya haciendo conocer, podrá irse aumentando según se crea conveniente.

Art. 5º. El servicio especial de la Corte se asignará una compañía escuadrón de caballería y dos compañías de infantería del 1º. Tercio. La fuerza restante de este, como toda la de los otros 13 tercios se distribuirá por el Ministerio de la Gobernación en las provincias civiles, según las necesidades de cada una, bajo la base que a la que no quepa una compañía, se le destine mitad o Sección completa de una u otra arma.

Art. 6º. La plana mayor de cada tercio constará de un primer Jefe de las clases de brigadier o coronel en los distritos 1º, 2º, 3º, 4º, 5º, 6º, 7º y 8º y de un teniente coronel en los 9º, 10, 11, 12 y 14. De un ayudante de la clase de Capitán. En el primer distrito, atendida su mayor fuerza, habrá además:

Art. 7º. La plana mayor de cada compañía de infantería o caballería constará de:

Art. 8º. Los Jefes de los tercios, auxiliados, en el primer distrito, por el teniente coronel y los demás por el ayudante, que hará las veces de cajero, llevarán el detalle y contabilidad de sus tercios.

Art. 9º. Cada compañía se subdividirá en cuatro secciones, a cargo cada una de ellas de uno de los cuatro oficiales de la misma. Cada Sección se dividirá en tres brigadas, la primera a las órdenes del cabo mayor que corresponda a la Sección y las otras dos a las de los cabos primero y segundo, componiéndose cada una de diez guardias civiles.

Art. 10. Los primeros Capitanes con un amanuense2 de la clase de guardias civiles, llevarán por sí mismos todo detalle y administración de sus compañías, como muy por menor en la parte de contabilidad del reglamento del Cuerpo se expresará.

Art. 11. Los ascensos en el Cuerpo se verificarán con arreglo al reglamento del mismo.

Art. 12. Para el premio que han de recibir los licenciados del Ejército que deben componer la Guardia Civil, sea más verdadero y logren en este empleo una recompensa de sus trabajos y fatigas, los guardias civiles se dividirán en dos clases, a saber: de primera y de segunda y tendrán de sueldo los de primera en caballería 3,467 rs. y medio; los de segunda 3,285 rs. anuales a razón de nueve al día. Los de primera clase de infantería tendrán anualmente 3,102 rs. con 17 mrs. a razón 8 rs. y medio diarios, y los de segunda 2,920 a razón de 8.

Art. 13. Será de cuenta de los guardias civiles proveerse de caballos, monturas, vestuario y equipo.

Art. 14. Al cumplir su tiempo los guardias civiles podrán llevarse sus caballos, monturas, vestuario y equipo, o canjearlo, según más les convenga.

Art. 15. Para la primera organización, el Estado adelantará los fondos necesarios para la compra de los caballos, monturas, vestuario y equipo, que progresivamente se irá descontando, pero de modo que ningún guardia civil de primera clase tome menos de 6 rs. diarios, ni 5 los de segunda.

Art. 16. Seis meses después de pasada la primera organización de cada tercio, todo el que solicitase tener entrada en la Guardia Civil de caballería, deberá presentarse con caballo que tenga las circunstancias que en el reglamento se marcaran, adelantándole la caja del tercio un auxilio de primera entrada de 1200 rs. y 400 a los de infantería, cuyo auxilio progresivamente se irá descontando.

Art. 17. El armamento se facilitará por los almacenes del Estado, siendo de cuenta del guardia civil su entretenimiento.

Art. 18. En cada compañía de infantería y caballería se formará un fondo de hombres al descuento diario, que se prefijará en el reglamento. La Existencia de este fondo al salir el individuo del Cuerpo, le será entregada íntegra como de su propiedad.

Art. 19. Los Ayuntamientos de los pueblos a que e destinen puestos fijos de la Guardia Civil, les proporcionarán casascuarteles en que vivir con sus familias, si las tuvieren, dándoseles por el Estado el correspondiente utensilio.

Art. 20. Las circunstancias para entrar en la Guardia Civil han de ser en las clases de tropa: ser licenciados de los Cuerpos del Ejército permanente o reserva, con su licencia sin nota alguna; promover su instancia por conducto del Alcalde del Pueblo de su vecindad, con cuyo informe y el del cura Párroco, deberá dirigirse al Jefe Político de la Provincia: esta autoridad, tomando los informes que estime oportunos, la pasará al Comandante General de la Provincia, y este al Jefe del tercio, no tener menos de veinticinco años de edad, ni más de cuarenta y cinco; saber leer y escribir; tener cinco pies y tres pulgadas, lo menos, de estatura los que hayan de servir en caballería, y dos los de infantería.

Art. 21. Los jefes y oficiales de que ha de componerse el Cuerpo, serán de los que estén en activo servicio y pasen revista de presente en los regimientos del Ejército o depósitos de reemplazo. Sus circunstancias han de ser además las siguientes:

Art. 22. Para que la primera organización del Cuerpo pueda verificarse desde luego, se sacarán del Ejército 3.205 hombres, a razón de 36 hombres de cada regimiento de caballería, todos con las circunstancias prevenidas: 20 de cada batallón de infantería y Milicias Provinciales 15, debiendo ser todos precisamente de la quinta de 1840; y si no los hubiese de esta podrán sacarse de la de 1841, y en el caso de que un batallón o escuadrón no tuviese el número de hombres que se les pide, con las circunstancias requeridas se sacarán del que le siga en número.

Art. 23. Si en los cuerpos hubiese voluntarios que quieran hacer este servicio, bajo el supuesto de que cada uno será destinado a la provincia de su naturaleza, serán preferidos; y de no haberlos se destinarán por los jefes de los cuerpos.

Art. 24. Un reglamento particular fijará las obligaciones del Cuerpo en General y las particulares de cada uno de sus individuos.

Art. 25. Quedan derogadas todas las órdenes anteriores que se opongan a este decreto. Dado en Palacio a 13 de mayo de 1844. Está rubricado de la Real mano. El Ministro de la Guerra. Ramón María Narváez. De real orden lo comunico a V. E. para su inteligencia y efectos correspondientes. Madrid 13 de mayo de 1844. Narváez4. Sr. General Director de la organización de la Guardia Civil.

Definiciones

  1. Autoridad superior nombrada por el Rey, bajo la dependencia inmediata del ministerio de la Gobernación de la Península, ahora del Reino, que para el gobierno de las provincias hay en cada una de ellas. Art. 1º. De la ley de 2 de abril de 1845.
  2. Persona que se dedica a escribir lo que otras, por ejemplo las que no saben escribir, le dictan o encargan.
  3. Militar que poseía un grado equivalente al de general de brigada de hoy.
  4. (Loja, 1800 Madrid, 1868) Duque de Valencia, militar y político español. Representante del Partido Moderado, fue acérrimo enemigo del general Espartero, del Partido Progresista, lo que le obligó a exiliarse a Francia durante la regencia de éste (1841–1843). Capitaneó entonces una lucha involucionista contra Espartero, contienda de la que resultó vencedor. En 1844 fue nombrado por la reina presidente del Consejo de Ministros, y se convirtió en el hombre fuerte del régimen de Isabel II. Durante su mandato se promulgó la Constitución de 1845, texto político representativo del Partido Moderado. Durante la época de gobierno moderado ocupó en otras dos ocasiones la presidencia del Consejo. Tras el bienio progresista llegó de nuevo al poder en 1856 y en 1864, hasta que en 1868 un grupo de generales se alzó contra Isabel II, y se formó un gobierno provisional, de carácter revolucionario y antimonárquico, presidido por Serrano.

Hasta su muerte fue la figura más destacada del Partido Moderado, la personalidad de mayor influencia de la política española, a quien se acudía en los períodos de crisis por sus dotes de implacable energía. Fue proverbial su dureza, de la que da fe su arenga al ejército de La Mancha: «Todos los que quieran más que esto que yo os he dicho, los que quieran menos o los que quieran otra cosa, son facciosos y hay que combatirlos». Una de sus mayores preocupaciones fue el reforzamiento del ejército y las fuerzas armadas. Precisamente por este carácter adusto, su tarea de gobierno no resultó excesivamente popular, pero su atenuada dictadura fue beneficiosa para la marcha del país en aquella época.